Síntomas Bipolares: Episodios Maniacos

by Trastorno Bipolar Al Descubierto on 23 septiembre, 2008

Muchas personas se preguntan a día de hoy si un ser querido o incluso si ellos mismos pudieran padecer un trastorno bipolar. Como sabrá el diagnóstico es complicado, y requiere el seguimiento y registro de varios síntomas y episodios para llevarlo a cabo. Sin embargo, sí que hay una serie de síntomas a partir de los cuales se pueden fundar “sospechas”.

En este artículo vamos a repasar los síntomas “maniacos” más habituales en un Trastorno Bipolar. Se identifican como “subidas” y conforman el polo opuesto a las llamadas “bajadas” o síntomas de depresión bipolar.

¿Cree que usted o un ser querido podría estar sufriendo un Trastorno Bipolar? Esté atento a estos síntomas, pues podrían guiarle en tomar la decisión adecuada.

Episodios Maniacos Bipolares:

- Puede sentirse extremadamente feliz y optimista de repente.

- Ego y autoestima muy elevada.

- Puede tomar decisiones muy precipitadas y sin ningún
fundamento o tener opiniones radicales que no son frecuentes
en usted.

- Puede empezar a hablar muy rápido, vocalizando de forma
defectuosa.

- Ideas se amontonan en su cabeza y siente necesidad de
expresarlas o llevarlas a la práctica a toda velocidad.

- Puede que sienta excitación y que necesite moverse a toda
costa, agitar partes del cuerpo o caminar rápidamente.

- Puede ponerse agresivo y actuar de forma intransigente
sin atender a razones.

- Durante un episodio maniaco pueden aparecer problemas
de insomnio y pérdida de concentración. Puede tener
problemas para conseguir objetivos simples (estudiar, ir
a la oficina, recoger la casa…)

- Puede actuar de forma temeraria e imprudente en actividades
o tareas en las que normalmente no actuaría así. Se incluyen
los aumentos incontrolados de deseo sexual.

En el trastorno bipolar las personas que sufren episodios maniacos pasan de forma más o menos pronunciada al lado depresivo del patrón de la enfermedad. Los síntomas de las “bajadas” son más identificables pues se relacionan con los síntomas comunes de la depresión.

¿Sabía que muchos de éstos síntomas se pueden sobrellevar e incluso evitar controlando las situaciones a las que se expone un enfermo en su día a día? Entre muchas otras técnicas, en la guía “Trastorno Bipolar Al Descubierto” , se especifica de qué manera se pueden detectar éstos y otros síntomas y cómo combatirlos con eficacia para evitar situaciones indeseadas e incluso peligrosas.

Esto es todo por hoy. Si tiene un momento, reflexione sobre usted mismo o sobre ese ser querido que tanto le preocupa… Tome hoy, por fin, las riendas de su vida

Un Fuerte Abrazo,
José Luis González
Trastorno Bipolar Web

{ 45 comments… read them below or add one }

Gladys septiembre 24, 2008 a las 2:54 pm

Mi hijo fue diagnosticado hace dos años con trastorno bipolar.
Es algo dificil de entender y aceptar. Su comportamiento es muy dificil de comprender, no entiende razones, ya tiene 29 años. Hace 4 años se caso y esa relacion fue el detonante para desarrollar la enfermedad. Fue muy fuerte para el aceptar el compromiso, obligaciones y deberes que debia mantener con su nueva familia. Nosotros (mi esposo y yo ) desconociamos que existia esa enfermedad y menos aun que nuestro hijo la pudiera desarrollar. Aun el, por indicaciones del especialista no conoce de su problema y eso creo que vuelve mas dificil la situacion, ya que los medicamentos no entiende porque debe tomarlos. Vivo constantemente buscando informacion por todos los medios posibles a fin de que podamos minimizar las dificultades que tenemos en el tratamiento de nuestro hijo. Gracias por la ayuda que me puedan prestar.

Responder

Trastorno Bipolar Al Descubierto septiembre 24, 2008 a las 3:51 pm

Bienvenida Gladys.

Desde luego no quiero contradecir a tu especialista, pues supongo que él maneja datos que desconozco.

Sí puedo decirte que la mayoría de especialistas coinciden en defender la “psicoeducación” como terapia para el trastorno bipolar…

es decir, tratar que el paciente y sus seres queridos conozcan a fondo la enfermedad. Comprendiéndola se puede combatir mejor.

Por mi experiencia (no médica) puedo decirte que muchas de las personas con las que he tratado han mejorado tras aceptar la enfermedad y tras implementar ciertas técnicas en su vida…

Descubrieron que pueden ser felices. Por eso decidí escribir “Trastorno Bipolar Al Descubierto”.

Un abrazo fuerte. Y mucho ánimo.

Responder

isabel septiembre 28, 2008 a las 9:20 am

quiero saber si el ingresar al enfermo le hace bien y como actuar yo en ese caso como puedo ayudar

Responder

Trastorno Bipolar Al Descubierto septiembre 28, 2008 a las 10:18 pm

Bienvenida, Isabel…

Por mi experiencia, el ingresar a un enfermo cuando está sufriendo eposodios graves no sólo es recomendable, sino esencial.

Pero cada caso es diferente y existen terapias específicas para cada circunstancia. en el caso de que se trate de un episodio depresivo y el enfermo tenga pensamientos sobre la muerte… llame de inmediato a su especialista.

Lo principal en este caso (y siempre) es que se porporcione al enfermo toda la información posible sobre el Trastorno Bipolar porque así podrá asumir y aceptar mejor su tratamiento y su medicación.

En todo caso, debe preguntar a su psiquiatra sobre en qué momento ha de ingresar su ser querido. Si es ingresado, lo mejor que puede hacer por él es brindarle todo su apoyo y su amor, hacerle ver que no se va a rendir y negarle la posibilidad de que él se rinda.

En mi opinión el enfermo ha de saber en todo momento qué le sucede y por qué le sucede… además de saber por qué razón objetiva a tenido que ser ingresado.

Recuerde sin embargo que no soy médico… (aunque de hecho muchos especialistas estarán de acuerdo conmigo) y que sólo hablo por mi experiencia personal y por lo que he aprendido de cientos de personas que han pasado quizás por lo mismi que usted.

Un abrazo muy fuerte y ánimo.

Responder

Esperanza González octubre 1, 2008 a las 5:23 pm

Me parecen muy importantes estos comentarios e incluso podría aportar al tema causas detonantes por las cuales se presentan las crisis, Quisiera saber si esta suscripción tiene algún costo, pues no estoy en condiciones de comprarla , pero si en condiciones de aportar al tema. Por su atención, gracias.

Responder

veronica octubre 9, 2008 a las 11:33 pm

hola, de antemano muchas gracias por la ayuda que me puedan prestar.

Mi mamá sufre del trastorno bipolar desde hace mucho tiempo, mis hermanos y yo vivimos muchos episodios de mania, que es la fase mas repetitiva en ella, mi mamá convive con la enfermedad y esta controlada gracias a la medicación, mi preocupación es que por lo que entiendo nunca va a poder dejar de tomarla y no sabemos que efectos secundarios pueda conllevar .
por otro lado estoy sumamente preocupada por mi hijo de 12 años, como puedo yo saber si el heredo la enfermedad, ya que muchas veces le noto comportamientos extraños, se queja de que no puede dormir, es muy impulsivo, y en ocaciones agresivo, en el colegio se distrae con facilidad y sus profesores me cuentan que habla demaciado lo que le ha traido problemas con la disciplina.

Muchas gracias

Responder

Trastorno Bipolar Al Descubierto octubre 14, 2008 a las 4:51 pm

Bienvenida al Blog, Verónica.

Tienes razón en cuanto a que el trastorno bipolar no tiene cura conocida a día de hoy y por la tanto lo aconsejabkle es seguir tomando la medicación que su especialista considere oportuna en cada momento de su vida. Los efectos secundarios pueden ser al principio duros de sobrellevar pero la mayor parte de las veces van desapareciendo poco a poco al ajustar la dosis… Para ello es necesario (tal y como explico en el libro “Trastorno Bipolar al Descubierto”), llevar a cabo un seguimiento de los síntomas y de cómo responde el paciente a cada fármaco. Hay maneras de hacerlo de forma efectiva para que la información recogida sirva a su especialista en la lucha por controlar la enfermedad y a la vez esos efectos secundarios. No desespere.

En cuanto a su hijo, es cierto que al tener antecedentes de trastorno bipolar en la familia tiene estadísticamente más posibilidades de desarrolar la enfermedad. Se ha estudiado la transmisión genética del trastorno, aunque aún se sigue estudiando.

Por los síntomas que me describe su caso bien podría deberse a que es un niño hiperactivo y podría necesitar medicación y atención especial para corregir el problema.

Mi consejo es que acuda con él primero a su médico de cabecera para descartar cualquier otro tipo de enfermedad (como un hipertiroidismo) y luego al psicólogo para descartar problemas de déficit de atención, nerviosismo, ingesta de sustancias tóxicas, etc.

Por otro lado, es cierto que un trastorno bipolar puede manifestarse por primera vez en la adolescencia… Dado sus antecedentes sería conveniente que le exponga sus dudas a su médico.

Un fuerte abrazo y ánimo…

José Luis

Responder

olga bernales bustamante enero 9, 2009 a las 12:48 am

no se que me pasa, dice la psicolga que me atiende al igual que el medico que mi depresion se transformo en depresion bipolar, y que los medicamentos ya no me hacen el mismo efecto. Esto me agobia pues no se que hacer pues muchas veces estoy despierta a altas horas de la noche y no puedo dormir, otras en que parece que todo alrededor mio andan rapido y me dicen que no es asi que soy yo. Tambien paso de la alegria a la tristeza y al enojo (ira) con mucha facilidad. Me carga conversar con las personas y cada día me voy más para adentro y veo todo negro. ¿que me pasa?

Responder

Noelia Rizzuto julio 17, 2009 a las 11:36 pm

Hola, Me llamo Noelia y Soy Bipolar II y III y mi diagnosticaron la enfermedad despues de tener a mi bb, y el primer ataque de mania fue cuando lo internaron a los dos meses de nacido. Etoy controlada, medicada con Valcote con graduacion 750mg y tomo a su vez clorazepam y un imnotico con el cual puedo llegar a dormir nada mas que casi 5 horas. Y es verdad la furia sale desde nuestro ser donde lo tenemos en cerrado desde que nacemos, como bien eh leido y me han ayudado los medico mi siquiatra y terapeuta que no se cura por el momento si se estabiliza, y aseguro que los ataques no son tan fuertes como los primeros, les quiero contar que hay que tener un poco de fé, aun cuando tengamos miedo de seguir adelante y lastimar a los que amamos.. Y esta carga es grande pero no es imposible de manejar siempre y cuando estemos contenidos, no solo con los de a fuera sino con nosotros mismos.. Se que es tan dificil porque la padezco y se hace a veces tan complicado el tratar de explicar lo que nos pasa y decir eh hay unas cuantas sustancias que nuestro cerebro dejo de generar por alguna situacion la hizo detonar.. porque los polos son tan opuestos? y es eso no tenemos los matices que tiene el resto de las personas, en mi caso soy tan racional que no entiendo los sentimientos y deseos, pero no me rindo sigo investigando a pesar del dolor que me causa el leer las palabras y fraces referidas para con nosotros, tengo un hijo de un año y 5 meses y temo mucho por el… por eso les digo no dejen de seguir con sus vidas normales y traten de buscar toda la ayuda posible.
Saludos y suerte

Responder

jessica andrea septiembre 6, 2009 a las 2:07 am

hola soy bipolar diagnosticada,vivi una crisis maniaca que me llevo a estar hospitalizada en un psiquiatrico,hoy despues de 5 años deje mis medicamentos hace tres,me he mantenido estable y pude volver a estudiar estoy terminando mi carrera y estoy muy cerca de Dios con fe uno puede tener la mejor calidad de vida,tengo un autocuidado muy extricto:no bebo alchol,no trasnocho,y soy feliz creo que si no hubiera vivido ese episodio tan negro en mi vida jamas habria encontrado la luz de la verdadera vida ,esa vida es la espiritual se que dios me protege cada dia ,la persona QUE HOY SOY ,no la habria sido nunca si no hubiera vivido y superado este gran DON que DIOS me regalo.VELO ASI LA BIPOLARIDAD ES UN DON despues que lo asumes y aprendes a vivir con ella te das cuenta que eres distinto a todos los demas piensas y ves la vida de distinta forma,eres mas INTELIGENTE,MEJOR CAPACIDAD DE CONCENTRACION,UNA CAPACIDAD ENORME DE PONERTE EN EL LUGAR DEL OTRO Y ERS DEMASIADO PERCEPTIVO SI TU ERS BIPOLAR DISFRUTALO Y APRENDE A CONOCERTE Y VIVE CON ELLA ,no lo veas como una enfermedad sino como un DON.

Responder

gladys septiembre 8, 2009 a las 12:04 am

sufro del trastorno bipolar deje el tratmiento pensando q ya me sentia bien mi pareja no me entiende dice q tengo ataques de celos pero son ideeas q se me ponen en la cabeza y no puedo controlarlas sufro mucho lo maltrato y me maltrato yo misma tomando alcohol con ansioliticos
me rasguño todo la cara tompo cosas y en el dia estoy triste estoy alegre lloro no quiero saber nada a veces de la vida soy madre soltera tengo una hija de 15 años mi familia no me entiende no entiende mi enfermedad

Responder

Trastorno Bipolar Al Descubierto septiembre 12, 2009 a las 1:56 pm

Gladys,

Necesitas volver a crear hábitos concretos para enderezar tu día a día. No puedes dejar de acudir a tu especialista, ni de tomar tu medicación sólo porque “te sientas mejor”. es muy probable que te sientas mejor precisamente por ese tratamiento.

Es difícil que tu pareja y tus seres queridos te entiendan y es difícil conseguir que las cosas vayan bien cuando hay DEMASIADAS cosas que van mal. Lo sé.

Pero también sé que he visto a personas en situaciones mucho peores que la tuya salir adelante, levantarse, luchar y mirar hacia el futuro.

Entiende que a tu pareja se le hace difícil entender lo que sientes, lo que vives. Ámalo y déjate amar, pero date cuenta de una cosa: la prioridad ahora es mejorar, salir del bache.

Pide ayuda a tus seres queridos. Busca el momento para hacerlo y llega a un acuerdo contigo misma. Comprométete con ellos y sobre todo contigo misma. Mírate al espejo y repítete que se puede, que puedes y que lo vas a hacer.

1. Vuelve a visitar a tu especialista.
2. Vuelve a seguir el tratamiento (quizás tu médico quiera modificarlo).
3. Déjate amar y ámate a ti misma.

Eres especial, eres única.

Un abrazo y ánimo.

Jose L. González
http://www.trastornobipolarweb.com

Responder

María Raquel septiembre 18, 2009 a las 12:58 am

Comparto la opinión de Jessica Andrea.
El trastorno Bipolar, si lo miramos con fe, es un don. Porque cuando lo asumes, no sientes que el tren de la vida te lleva… es que tú eliges manejar la locomotora, claro, con la ayuda de Dios, de tu familia, (si les dejas que te ayuden) de tu especialista y…de la medicación que aunque nos sintamos bárbaro, por ahora, hasta que no se descubra algo nuevo, tendremos que tomar. ¿Y qué? ¿Los diabéticos no se tienen que cuidar de por vida’? Sufro del trastorno BP. Acepté convivir con él, me ha ayudado a comprender a MUCHÍSIMA gente que sufre este y males peores…y como dice Jessica, con la ayuda de Dios, sea cual sea tu creencia, aceptá con alegría la parte de cruz que te toca vivir y poné lo mejor de ti para superarte.
Gracias José Luis por todos tus consejos..Lo que no sé es cómo tengo que hacer para comprar el libro. Yo no manejo la informática tanto y este material de Uds que me llegó a mi correo lo he recibido vaya a saber de qué persona que me amó y se interesó por mí. Un saludo a todos, y rezo, porque soy católica, por todos los que sufren este mal y..también especialmente por sus familiares. Que Dios los bendiga!!!

Responder

FLORIDALMA octubre 21, 2009 a las 7:53 pm

Padezco trastorno bipolar hasta decirlo me es díficil aún me cuesta creerlo porque me digo donde están los exámenes que me hicieron para el diagnostico pero si hay algo muy cierto y es el fuego que siento cuando me enfurezco ya no soy yo pierdo el control y tambien es cierto esos momentos que me dan por llorar y llorar o momentos en que no deseo saber nada de la vida y que para mi la vida no tiene ningún sentido como hoy solo pensaba el como seria si me cortara las venas hay algo que si creo en algunos momentos lucidos y es que no quiero hacer sufrir a mi familia no tengo el derecho de causarles esa frustración no puedo decir ninguna frustración porque solo el hecho de no poner de mi parte es frustrante para ellos no se si ellos entiendad mi enfermedad el leer el caso de Gladys me ayudo en algo siempre he peleado con el especialista los medicamentos conmigo misma y en algunos momentos hasta con Dios quisiera entederme no es fácil. Que Dios nos de aceptación y valor para seguir adelante y vivir un día a la vez

Responder

mariana enero 24, 2010 a las 10:12 pm

hola que tal, soy mariana soy bipolar me lo diagnosticaron debido a una crisis que me dio hace mas de 7 años, desde entonces no me volvio a dar ninguna otra crisis, ahora tomo la dosisi mas baja que hay, ya termine mi carrera y vivo una vida normal dentro de todo, quisiera saber si hay posibilidades con la ayuda de mi psiquiatra para dejar el mediacamento ya que proximamente quisiera casarme y tener hijos …

Responder

Mariana agosto 22, 2010 a las 12:12 am

Me dignosticaron trastorno bipolar hace unos años, estuve internada dos veces, por intento de suicidio. Pero desde los 15 hasta ahora que tengo 40 han habido unos cuantos. Hace muy poquito me lo dijeron asi, trastorno bipolar, me quede helada, aproche internet para mantenerme informada, y saber que nos pasa a los enfermos de este trastorno. Les soy honesta, siempre senti que tenia el control de todo, pero me di cuenta que soy UNA DESCONTROLADA. No se cuando empezo a funcionar mal mi estado de animo, siento miedo, estoy cansada, y la pregunta que me hago es porque a mi. Hay aluien aca que dice que es un DON. Yo no le encuentra sentido, ahora me medicaron con el litio con lo cual de tener hijos ni hablar, encima siento mucho dolor porque no es algo que por el momento se cure, solo te estabilizas. Mi pregunta es que hay de aca para adelante……….

Responder

ninfa septiembre 19, 2010 a las 2:44 pm

hola muy buenas a todos/as lo que me lean,yo stoy con mi pareja hace 6 meses y el m confeso ara dos meses que sufria desde ace muchos años de trastorno bipolar,yo desde entonces m e informado mucho y lo entiendo mucho mejor que antes sobre todo en sus cambios de humor y estados de animo que antes no entendia nada,pero m da mucho miedo perderlo por su enfr¡ermedad xq lo quiero tanto y para mi es una persona tan especial que no quiero perderla x nada del mundo,pero m da miedo que algun dia le de un aberruto y m pueda dejar tambien m da miedo que yo m canse de sus cambios y m gustaria que me dierais consejos de como ayudarlo y como saber llevar los altibajos de mi pareja,gracias,espero vuestras respuestas..

Responder

carmen septiembre 24, 2010 a las 3:56 pm

hola me llamo carmen, y les escribo para comentarles mi caso, hace un año conoci a un chico que me gustaba mucho y lo kria mucho, pero de un año para aca, veia actitudes en el muy raras como dejarme cada dos por tres, es decir un dia me decia k si kria estar con migo y al otro dia k no, k solo kria ser mi amigo y haci paso 1 año, me lo hizo casi 10 veces dejarme y llamarme para volver, yo la verdad lo pasaba muy mal por k no lo entendia le pedia explicasiones el por k me hacia esto y nunca me decia el por k , solo me decia k no le veia sentido, yo la pasava fatal cuando me hacia esto por k estava muy enamorada de el y el no lo veia o no kria verlo, hasta k un dia me dijo k tenia transtorno bipolar pero leve, yo no sabia k era esa enfermedad y no le hice mucho caso, yo cria k era una simple depresion, y el tampoco me alarmaba me decia k era un tipo de depresion pero k no era muy grave y como el me lo dijo tan trankilo no le di mucha importancia, pero ya cuando veia k seguia igual de kerer estar con migo y luego dejarme ya me canse y decidi dejarlo definitivamente, era muy celoso veia cosas donde no las habia y decia tambien k la gente estava flipada y el flipado era el, ya era demaciado aguantarlo, un año y medio de relacion no muy seria por k nunca se decidia a estar con migo en serio y yo no podia seguir sufriendo tanto y con todo el dolor de mi alma lo deje; ya van 2 meces k no se nada de el y ahora k me he informado bien del TB me doy cuenta de su comportamiento y la verdad es k lo sigo keriendo y no se k hacer si llamarlo y decierle k en mi siempre tendra una amiga y k cuando se sienta solo o decesperado me llame y hablar como amiga u olvidarlo definitivamente; espero vuestra respuestas

Responder

Mayra noviembre 27, 2010 a las 6:50 pm

Hola:
Llevo 6 anos viviendo con una persona que tiene diagnosticado Trastorno Bipolar. En estos 6 anos nunca le dio ninguna crisis, hasta hace 8 meses que murio su Mama, y le dio dicen que la crisis mas fuerte que el ha tenido, pase mucho trabajo, pues no encontraba la forma de internarlo ni que hacer ya que no estamos casado. Ahora mi pregunta es: lleva como 2 meses y medio bien, yo lo veo como el era antes, a veces unos minutos mal, pero en realidad bien, pero hace 4 dias que lo empiezo a notar bastante mal, grita, habla muy alto sin nungun control, quiere tomar control de todo y no deja de hablar, no esta durmiendo bien o casi nada, y si se esta tomando 2 tabletas de lithium misma que le recomendo su psiquiatra. Es posible que tomando las pastillas vuelva de nuevo a caer en lo mismo?, o estos son episodios pequenos despues de una crisis tan fuerte? Ayudenme por favor porque no tengo ayuda de parte del psiquiatra, y el no me deja ayudarlo pues dice que el esta muy bien, espero por ustedes, para sentir algun consuelo. Gracias

Responder

Susana mayo 11, 2011 a las 2:36 pm

Estoy casada hace 14 años,
durante estos años mi marido ha tenido crisis o manías muy acentuada: cree que todo lo que le pasa es culpa de los demas, se pone agresivo, tiene altos y bajos muy frecuente, cree que tiene que canviar todo, hasta el punto de querer matar para canviarlo.
Llevo un tiempo pensando que tiene bipolar. ¿Pero como lo puedo hacer si no quiere ir al madico?. Gracias.

Responder

Constanza agosto 29, 2011 a las 11:20 pm

A mí, hace un año y algo, me diagnosticaron depresión endógena. Durante este lapso de tiempo, he cambiado muchas veces de medicamentos, al punto que ya no saben qué darme y me recetaron litio.
Hace alrededor de dos meses, comencé con cambios de humor muy extraños. Antes, no expresaba nada, y ahora, me enojo, gritó, me dan impulsos … Incluso, salgo a fiestas donde tomo y fumo, algo que antes no hacía. Ahora, salgo, desobedezco ordenes, no pienso antes de actuar… Y luego, llego a casa, lloro, me encierro, me corto… No sé si será trastorno bipolar… Me gustaría que me ayudaran, ya que no veo a mi psiquiatra hasta una semana más.
Gracias.

Responder

maleni septiembre 8, 2011 a las 9:33 am

HOLA A TODOS SOY BIPOLAR DESDE HACE 17 AÑOS DESEARIA CONCTATAR CON PERSONAS CON MI MISMA ENFEERMEDAD. AQUI DEJO MI CORREO , GRACIAS
parejamagdabach@hotmail.com

Responder

lorena oliva noviembre 25, 2011 a las 11:36 am

hola ,quiero una ayuda ,tengo una pareja que le an dianosticado la emf. bipolar episodio maniatico, haces mas de 5 año ,el comportamiento de el es lo siguiente , no tienes gana de nada , se pasa practicamente en la cama, perdio el apetito sexual, cambia de idea costante,dice mucho la palabra no se lo que quiero, esta en tratamiento pero no veo nada mejoria sigue los mismo , es eso la emfermedad que tine. por favor gracias

Responder

Liliya Ilieva diciembre 4, 2011 a las 9:41 pm

Hola a todos,
tengo un amigo que tiene el mismo problema por eso me meti a leer esta paguina.Os quiero dar solo el nombre de una terapia: constelaciones familiares.Quien le interesa puede leer en internet o buscar un buen especialista.Ojo: asegurase que es un buen especialista, esta terapia no lleva manual de usario .
Suerte y que Dios nos ayuda

Responder

maleni marzo 11, 2012 a las 2:27 pm

Hola a todos por tantas y tantas personas que atravez de esta paginas se han puesto en contacto conmigo, y ademas muchas gracias a todos los profesionales que hacen posible esta pagina.

Muchas gracias a todos.

Responder

Glori abril 19, 2012 a las 7:39 am

Mi novio sufre de esa enfermedad ! Pero en el caso de el dice unas loqueras!!! Cuando estamos juntos y alguien se nos Cerca dice que nos quiere separar unas loqueras! Yo lo que hago es lo ignoro lo quiero muchísimo pero tengo una pregunta? Esas personas que padecen de maniaco bipolar pueden cambiar sus sentimientos en realidad de un día a otro? O siempre sienten lo mismo pero es su mente la que le hace decir cosas que no son? Saquenmen de dudas!

Responder

carmen junio 21, 2012 a las 11:06 pm

ola me llamo carmen y estoy casada con un hombre que es bipolar,tengo 2 ijas ,y cambia de estado de animo si le dices cual quier cosa,una vez mi madre le dijo tu nesecitas un sicriata y se enojo y no paro de pelear en todo el dia,tambien yo una vez le dije algo,cuando era año nuevo,se peleo con migo y me dijo un monto de palabras,no se que voy aser me esta volviendo loca cambia de estado de animo y tenerlo que soportar ashshshsh ya no se que aser……………………………………………………….

Responder

eliana julio 28, 2012 a las 5:07 am

hola buenas noches me llamo Eliana me diagnosticaron que soy dipolar hace 3 años al comienzo fue muy fuerte porque no sabia absolutamente nada de esto, pero con el squiatra que me atendio me explico y me ayudo. comenze a tomar los medicamentos que me recetaron. hace un año aprox deje de tomarlas porque me sentia mucho mejor al ver que ya habia descubierto mi personalidad,mis gustos en fin comenze a conocerme y deje el medicamento pensando que las medicinas es mental. pero les comento que desde marzo me he sentido cosas raras como dificil para concentrarme,he tenido muchos sueños humedos, estoy muy delicada en forma que soy facil en ponerme a llorar, me ajito mucho,nerviosa me coloco facil mente, pero lo que tambien deje de tomar el medicamento es porque mis padres son catolicos y me hicieron una oracion en el grupo y dije que me sentia mucho mejor y ellos dicen que es un milagro y que estoy sana. no les he dicho que he tenido ultima mente estos sintomas porque no quiero que se decepcionen, como saben que una persona que tiene transtorno de dipolaridad maniaco alusinan y yo lo hice en un tiempo que fue(ideas locas) cuando dije que habia oido a cristo y a la virgen maria y me habian hablado y ayude a unas parejas que estan pasando por mala situacion y que por consejos espirituales estan mejor ahora. lo cual son cosas que no recuerdo porque al alusinar fue extraño pero temo mucho nose que hacer.
por favor ayudenme sera que tengo que volver ir al psiquiatra o que ago como diriguirles a mis padres que me ayuden y no se ofendan con su relacion con Dios y eso.
no creo en ninguna relacion solo se que esta cristo en mi corazon pero necesito ayuda nose que hacer estoy teniendo ultima mente alicinacione sy no puedo dormirrr :(

Responder

Nahuel agosto 6, 2012 a las 11:15 pm

Hola me llamo nahuel,tengo 53 anos y alos cuarenta sufri mi primera crisis,producto de no poder afrontar una crisis,deje automaticamente de tomar alcohol de fumar y empese a sentir una energia anormal en mi,me aferre a la religion y comenze una vida “puritana”.Al poco tiempo acostado senti musica sacra muy fuerte y de pronto como si se rompe un engranaje pero”dentro de mi cabeza”a partir de ahi quede tonto y no literalmente me desconecte de mi mundo.Ahi conosi a mi siquiatra Dra Giorgi que detecto de una la B.P. arranque con balcote luego litio y a partir de ahi unos 6 meses comence a ser el de antes paulatinamente,tuve 2 o 3 recaidas por creer que sin la medicacion la podia manejar ‘ERROR’.Ahora vivo una vida normal tomo carbomazepina 300 1 x dia y la voy llevando,creo que el secreto es no dejar el tratamiento y aprender aconoserse,limpiar su entorno y tratar de ser feliz con lo que hay,escribo esto porque leo y pienso que hay SOCIOS B.P. que estan errando el camino,no hay que tener miedo ni ocultar la enfermedad,se puede vivir muy bien con ella y en casos aprovecharlan porque si te detenes a pensar fijate en cuantas cosas positivas te potencia.sintomas que te avisan que algo esta mal uno de ellos es no dormir ‘PRIMORDIAL’ acelerarse demasiada actividad NO ES NORMAL,tampoco dormir demasiado,ponerse verborragico y si estas ya en el horno comprar compulsivamente,bueno espero que esto que les cuento le sirva porlomenos a una persona con eso para mi ya es una gran felicidad.

Responder

Daniela Grey agosto 12, 2012 a las 8:03 am

Hola soy daniela tengo 34 años hace mucho tiempo el doctor me diagnostico deprecion bipolar II. devido a esta enfermedad no e podido llevar una vida normal como toda persona. actualmente estoy con siquiatra y tomando muchos medicamentos para el estado de ánimos y para dormir lo que se me a hecho lo mas difícil en esta enfermedad son los cambios habituales de animo que sufro muy continuamente, me gustaria a todas estas personas que leyeron y que tengan mi misma enfermedad la cual e biporlaridad , me gustaria que se contacte atravez de mi e-mail que es: ema.tour@hotmail.com GRACIAS POR AVER LEIDO MI MENSAJE.

Responder

Soledad Manzo septiembre 11, 2012 a las 6:24 pm

Mentes atormentadas

AUNQUE Nicole pasaba por rachas de melancolía desde los 14 años, al cumplir 16 comenzó a experimentar algo diferente: una extraña fase de euforia y energías desmedidas en la que sus pensamientos corrían desbocados, hablaba incoherencias, apenas dormía y vivía con sospechas infundadas de ser utilizada por sus amistades. Cuando llegó a afirmar que podía cambiar el color de las cosas a su antojo, su madre comprendió que necesitaba ayuda médica y la llevó al hospital. Tras examinar durante un tiempo sus cambios de humor, finalmente se le diagnosticó trastorno bipolar.*

En el mundo hay millones de personas que, como Nicole, padecen algún trastorno del estado de ánimo, sea bipolaridad o algún tipo de depresión clínica. Los efectos de estos males suelen ser demoledores. “Durante muchos años, mi vida fue un sufrimiento constante —dice Steven, paciente bipolar—. Pasaba de los bajones más espantosos a las subidas más eufóricas. Aunque el tratamiento y la medicación me ayudaban, era toda una lucha.”

¿Qué origina los trastornos del estado de ánimo? ¿Cómo es la vida de quien sufre depresión o bipolaridad? ¿Qué puede hacerse para que los pacientes y quienes los cuidan reciban el apoyo que necesitan?

[Nota]
Denominado también psicosis maniacodepresiva. Téngase presente que algunos de estos síntomas también pudieran ser causados por la esquizofrenia, la toxicomanía o incluso los cambios normales de la adolescencia. Para emitir un diagnóstico certero, es preciso que un especialista examine el caso a fondo.

Vivir con un trastorno del ánimo
ES ALARMANTE lo difundidos que están los trastornos del estado de ánimo. Se calcula, por ejemplo, que hay en el mundo más de trescientos treinta millones de casos de depresión grave, patología que ocasiona tristeza abrumadora y pérdida de placer en las actividades diarias. Según las previsiones, esta afección ocupará dentro de veinte años el segundo lugar después de las dolencias cardiovasculares. Con razón se la ha llamado “el resfriado común” en el campo de las enfermedades mentales.
En los últimos años, el público en general ha oído hablar más del trastorno bipolar, entre cuyas características figuran grandes cambios de humor, con alternancia de depresión y manía. “En la fase depresiva —explica un reciente libro de la Asociación Médica Americana—, las ideas suicidas pudieran convertirse en una obsesión, mientras que en la maníaca tal vez se pierda el buen juicio y la capacidad de ver los peligros que encierran ciertos actos.”
Se cree que un 2% de la población de Estados Unidos sufre bipolaridad, lo que representa millones de afectados tan solo en ese país. Por supuesto, las cifras no bastan para describir el suplicio de vivir con tales trastornos.

La depresión: una tristeza insufrible
La mayoría de las personas pasan por rachas de tristeza que remiten con el tiempo, tal vez al cabo de horas o días. Pero la depresión clínica es mucho más grave. ¿En qué sentido? El doctor Mitch Golant lo explica así: “Quienes no estamos deprimidos sabemos que los vaivenes emocionales terminan en algún momento, mientras que el deprimido vive los altibajos y cambios bruscos de sus sentimientos como si viajara en un tren descontrolado, sin conocer ni cómo ni cuándo se bajará, o si logrará siquiera hacerlo”.

La depresión clínica adopta muchas modalidades. Una de ellas es el trastorno afectivo estacional, que se manifiesta en cierta época del año, por lo general el invierno. “Los aquejados dicen que la depresión se agrava cuanto más al norte vivan y más nublado esté el cielo —indica un libro de la People’s Medical Society—. La dolencia se relaciona sobre todo con los días grises de invierno, y en algunos casos, con los lugares de trabajo cerrados y oscuros, los períodos nubosos anormales para la estación y los problemas de la vista.”

¿Cuál es la causa de la depresión clínica? No se sabe con certeza. Aunque en ocasiones haya un componente genético, parece que en la mayoría de los enfermos influyen mucho las vivencias. Se ha señalado, además, que el diagnóstico es el doble de frecuente en la mujer que en el hombre.* En el caso de los varones, se calcula que entre el 5 y el 12% sufrirán depresión clínica en algún momento de su vida.

Este tipo de depresión repercute en casi todos los aspectos de la vida. Una paciente llamada Sheila lo describe así: “Te zarandea hasta lo más íntimo de tu ser y te mina la confianza, la autoestima y la capacidad de pensar con claridad y tomar decisiones, y cuando ha penetrado bien adentro, te da unos cuantos estrujones para ver si aguantas”.

En ocasiones, el afectado obtiene gran alivio hablando de sus sentimientos con una persona compasiva (Job 10:1). No obstante, hay que admitir que cuando entran en juego desequilibrios bioquímicos, no basta con adoptar una actitud positiva para superar la depresión. El paciente es incapaz de controlar la melancolía, y a menudo está tan confundido como sus familiares y amigos.

Tomemos como referencia el caso de Paula,* cristiana que atravesó rachas de angustiosa tristeza antes de que le diagnosticaran depresión. “A veces —confiesa— salía corriendo al automóvil nada más acabar las reuniones de la congregación y me echaba a llorar sin ningún motivo. Sencillamente me invadía una terrible sensación de soledad y dolor. Aunque todo me indicaba que tenía muchos amigos que se preocupaban por mí, era incapaz de verlo.”

Semejante es el caso de Ellen, quien hubo de ser hospitalizada por su depresión. “Tengo a mi lado gente que me quiere muchísimo: mis dos hijos, dos nueras extraordinarias y mi esposo”, admite. La lógica debería dictarle que la vida es bella y que su familia la valora. Pero en la lucha con la depresión prevalecen las ideas pesimistas que, por irracionales que sean, dominan al paciente.

No debe pasarse por alto el gran impacto que puede tener la depresión de una persona en el resto de la familia. “Cuando un ser amado está deprimido —señala el doctor Golant—, los que lo rodean probablemente vivan en constante incertidumbre, pues nunca saben cuándo se repondrá de la crisis o entrará en una nueva. No es raro que sientan una enorme pérdida, incluso tristeza y rabia, al ver que su vida ha perdido, tal vez de forma permanente, la normalidad.”

Es común que los niños detecten la depresión de los padres. “Los hijos de madres deprimidas se vuelven muy sensibles al estado emocional de estas, y observan con sumo cuidado la más mínima variación”, señala Golant. La doctora Carol Watkins destaca que los hijos de una persona deprimida son “más propensos a tener problemas de conducta, dificultades en el aprendizaje y roces con sus compañeros, así como más proclives a deprimirse”.

El trastorno bipolar: lo único estable es la inestabilidad

La depresión clínica ya plantea de por sí una difícil problemática. Pero si además entra en el cuadro la manía, nos encontramos con una situación aún peor, el trastorno bipolar,* en el que “lo único estable es la inestabilidad”, según lo define una enferma llamada Lucia. En la fase de la manía, afirma The Harvard Mental Health Letter, el paciente “tal vez resulte insoportable por entrometido y dominante, y su euforia infatigable y temeraria a veces pasa de golpe a la irritabilidad o la furia”.
Lenore explica cómo era la fase eufórica, es decir, la manía: “Rebosaba de vitalidad. Muchos decían que era una supermujer y que les gustaría parecerse a mí. Solía sentirme llena de fuerzas, capaz de realizar cuanto me propusiera. Hacía ejercicio frenéticamente y me las arreglaba durmiendo solo dos o tres horas. Aun así, despertaba con tanta energía como antes”.
Pero al cabo de un tiempo aparecían negros nubarrones: “Cuando llegaba a la cima de la euforia —agrega—, sentía en un rincón del alma la agitación de un motor que se negaba a detenerse. De la noche a la mañana adoptaba un carácter agresivo y destructivo. Agredía verbalmente a mis familiares sin motivo. Sentía furia y odio, y perdía el control al grado de asustar a todo el mundo. De repente quedaba extenuada, rompía a llorar y me hundía en la depresión, creyéndome inútil y mala. Aun así, podía recuperar de repente mi asombrosa alegría como si no hubiera pasado nada”.
El comportamiento imprevisible del bipolar sume en la confusión a los familiares. Mary, cuyo marido encaja en este cuadro, comenta su caso: “Es desconcertante ver que tu esposo está contento y comunicativo y, de pronto, se pone triste y se encierra en sí mismo. A todos nos cuesta mucho aceptar que apenas puede hacer nada para evitarlo”.
Irónicamente, la enfermedad suele angustiar al paciente tanto o más que a sus seres queridos. “Envidio a quienes llevan una vida equilibrada y estable —dice Gloria—. La estabilidad es un lugar donde los bipolares solo vamos de visita; ninguno de nosotros vive allí.”
¿Qué orígenes tiene este desequilibrio? Un factor implicado, a mayor grado que en los casos de depresión, es la genética. “Según varios estudios científicos —señala la Asociación Médica Americana—, cuando alguien en la familia es bipolar, la probabilidad de que los parientes inmediatos (padres, hermanos e hijos) terminen padeciendo el mismo trastorno es de ocho a dieciocho veces mayor de lo habitual, al tiempo que aumenta la propensión a sufrir depresión grave.”
A diferencia de la depresión, la bipolaridad parece afectar por igual a hombres y mujeres. Por lo general se declara a comienzos de la edad adulta, aunque a veces se diagnostica en la adolescencia o incluso en la niñez. No obstante, no es fácil —ni siquiera para el especialista— analizar sus síntomas y llegar a una conclusión certera. “Es el camaleón de los trastornos psiquiátricos, pues los síntomas cambian de un paciente a otro y de una crisis a otra, incluso en el mismo paciente —admite el doctor Francis Mark Mondimore, de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins—. Es un fantasma capaz de aparecérsele a la víctima envuelto en las tinieblas de la melancolía y luego desaparecer por años, para regresar más tarde con el ropaje resplandeciente, pero abrasador, de la manía.”
Es patente, pues, que resulta difícil diagnosticar los trastornos del estado de ánimo y más aún vivir con ellos. Pero hay esperanza para los pacientes.
[Notas]
Quizás incida en ello la susceptibilidad a la depresión posparto, así como los cambios hormonales de la menopausia. Además, las mujeres están más dispuestas a acudir al médico y, por ende, reciben más diagnósticos.
En esta serie de artículos se han cambiado algunos nombres.
Los médicos señalan que cada estado del ánimo llega a durar varios meses, aunque hay bipolares “de ciclo rápido” que alternan entre la depresión y la manía varias veces al año y, en casos excepcionales, lo hacen el mismo día.
“La estabilidad es un lugar donde los bipolares solo vamos de visita; ninguno de nosotros vive allí.”—GLORIA

Síntomas de depresión grave*
? Abatimiento durante la mayor parte de la jornada, casi todos los días, durante un mínimo de dos semanas
? Desinterés por actividades consideradas antes placenteras
? Marcado aumento o pérdida de peso
? Insomnio o demasiado sueño
? Aceleración o reducción anormal de las habilidades motoras
? Extenuación sin causa aparente
? Sentimientos de inutilidad o de culpa exagerada
? Menor capacidad de concentración
? Ideas suicidas recurrentes
Algunos de estos síntomas corresponden también a la distimia, es decir, depresión leve pero más persistente en el tiempo.

[Nota]

Esta lista no pretende servir para el autodiagnóstico, sino tan solo presentar un cuadro general. Además, algunos de los síntomas pudieran corresponder a otros problemas aparte de la depresión.

Existe esperanza
EN EL pasado se acostumbraba rehuir a los afectados por trastornos del estado de ánimo, lo que en muchos casos los convertía en marginados sociales. En efecto, algunos sufrían discriminación laboral y otros eran evitados hasta por su propia familia. A menudo, lo único que se conseguía con ello era agravar su estado y privarlos de ayuda.

En las últimas décadas se han realizado grandes avances en el entendimiento de la depresión clínica y el trastorno bipolar. Sin embargo, aunque es de conocimiento general que estas dolencias tienen tratamiento, no siempre es fácil recibirlo. ¿Por qué razón?

Interpretar los síntomas

Para diagnosticar un trastorno del estado de ánimo no sirven los análisis de sangre o las radiografías. Más bien, hay que hacer un seguimiento de la conducta, ideas y criterios de la persona durante cierto tiempo, y ver si esta manifiesta varios síntomas del trastorno. El problema radica en que los familiares y amigos no siempre saben reconocer los indicios. “Aun si aceptan que el comportamiento en cuestión se aparta de lo normal —escribe el doctor David J. Miklowitz—, pueden formarse opiniones muy dispares sobre las causas.”

Además, es posible que la familia entienda la gravedad del caso pero no logre convencer al enfermo de que necesita atención médica. O si es uno mismo el afectado, puede que se resista a buscarla. Es como indica el doctor Mark S. Gold: “Quizás usted cree, sinceramente, en lo que piensa cuando se siente deprimido: que no sirve para nada y que, por lo tanto, no tiene sentido buscar ayuda, pues para personas como usted no hay esperanzas. Tal vez le gustaría consultar con alguien al respecto, pero cree que estar deprimido es algo de lo que cabe avergonzarse, que todo es culpa suya. […] O quizá no sabe, siquiera, que lo que siente es depresión”. No obstante, es indispensable que la depresión grave sea atendida por un médico.

Es cierto que todos nos hemos sentido abatidos en algún momento, y no tiene por qué deberse a un trastorno del ánimo. Pero ¿qué hay si los sentimientos son más intensos que en un mero bajón, persisten más de lo habitual (dos semanas o más) o nos impiden actuar normalmente en el trabajo, los estudios o en nuestras relaciones con los demás? En tal caso es aconsejable visitar a un especialista en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos depresivos.

Si hay desequilibrio químico, seguramente recetará fármacos, mientras que en otros casos recomendará algún tipo de terapia de apoyo para aprender a afrontar el padecimiento. A veces da buenos resultados combinar ambas vías.* En fin, lo importante es buscar ayuda. “A muchos pacientes les da miedo y vergüenza la situación en que se encuentran —señala Lenore, bipolar citada en el artículo anterior—. Lo triste es que sospechan que tienen un problema pero no buscan la ayuda que tanto necesitan.”

Lenore habla por experiencia propia: “Llevaba un año sin salir apenas de la cama. Un día que me sentí con algo más de fuerzas, decidí llamar a un doctor y pedirle cita”. Fue un punto de inflexión en su vida el que le diagnosticaran trastorno bipolar y le recetaran fármacos. “Cuando los tomo —explica—, me siento normal, aunque a cada paso tengo que recordarme que si los dejo, volverán los síntomas.”

Un caso similar es el de Brandon, aquejado de depresión. “En la adolescencia —relata— pensé muchas veces en suicidarme, dominado por sentimientos de inutilidad. Cuando acudí al doctor por primera vez, ya tenía treinta y tantos años.” Al igual que Lenore, se medica, pero hace algo más, como él mismo explica: “Contribuyo a mi bienestar general ocupándome de mi mente y de mi cuerpo. Descanso, cuido la dieta y lleno la mente y el corazón con ideas positivas sacadas de la Biblia”.

Ahora bien, Brandon destaca que la depresión es un problema médico, y no espiritual, hecho que resulta fundamental entender para recuperarse. “En cierta ocasión —recuerda—, un compañero cristiano me dijo con la mejor intención que, dado que Gálatas 5:22, 23 incluye al gozo en el fruto del espíritu santo, seguramente estaba deprimido porque estaba haciendo algo que me privaba de dicho espíritu. Ese comentario me hizo sentir aún más culpable y abatido. Lo cierto es que tan pronto como comencé a recibir ayuda dejé de verlo todo tan negro. Ahora me siento mucho mejor. ¡Ojalá hubiera buscado ayuda antes!”

Están ganando la batalla
Aun después de que se haya diagnosticado el trastorno e iniciado el tratamiento, es de esperar que sigan planteándose desafíos. Kelly, quien lucha contra la depresión grave, agradece la atención médica recibida. Por otro lado, considera fundamental el apoyo de quienes la rodean. Al principio se resistía a pedirlo para que no la viesen como una carga. “Tuve que aprender a buscar ayuda y a aceptarla —admite—. Al abrirme a los demás, logré frenar la espiral de la depresión.”

Dado que es testigo de Jehová, se reúne con sus hermanos cristianos en el Salón del Reino. Pero hay ocasiones en las que hasta estas alegres reuniones le plantean dificultades. “Muchas veces —dice Kelly— no soporto las luces, el movimiento de gente y el ruido. Luego me invade la culpa y me deprimo más, pues pienso que el trastorno es un indicio de falta de espiritualidad.” ¿Cómo lidia con esta situación? “He aprendido —señala— que la depresión es una enfermedad con la que hay que luchar, y no un indicativo de cuánto amo a Dios o a mis hermanos en la fe. No, en realidad no tiene nada que ver con mi grado de espiritualidad.”

Lucia, a quien se mencionó anteriormente, agradece la excelente atención médica que ha recibido: “Ponerme en manos de un especialista en salud mental fue decisivo, pues me enseñó a afrontar con éxito las oscilaciones anímicas de mi enfermedad”. También hace hincapié en el valor del descanso: “El sueño es esencial para combatir la manía, pues cuanto menos duermo, más eufórica me pongo. Y aunque no logre conciliar el sueño, me he acostumbrado a seguir acostada para poder descansar”.
Sheila, mencionada también antes, ha visto útil expresar sus sentimientos en un diario personal. Aunque ha notado una sensible mejoría en su actitud, todavía tiene sus retos: “Por una razón u otra, el agotamiento deja que entren en mi mente ideas negativas. Pero he aprendido a acallarlas, o al menos a bajarles el volumen”.

Consuelo de la Palabra de Dios

Para muchas personas que viven asediadas por “pensamientos inquietantes”, la Biblia es una fuente de ánimo (Salmo 94:17-19, 22). Cherie, por ejemplo, encuentra muy alentador el Salmo 72:12, 13, que contiene esta promesa sobre Jesucristo, el Rey designado por Dios: “Librará al pobre que clama por ayuda, también al afligido y a cualquiera que no tiene ayudador. Le tendrá lástima al de condición humilde y al pobre, y las almas de los pobres salvará”. También la confortan las palabras del apóstol Pablo consignadas en Romanos 8:38, 39: “Estoy convencido de que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni gobiernos, ni cosas aquí ahora, ni cosas por venir, ni poderes, ni altura, ni profundidad, ni ninguna otra creación podrá separarnos del amor de Dios”.

Para Elaine, paciente bipolar, su relación con Dios es un ancla. Encuentra gran alivio en estas palabras del salmista: “Un corazón quebrantado y aplastado, oh Dios, no lo despreciarás” (Salmo 51:17). “Me consuela mucho saber que Jehová, nuestro amoroso Padre celestial, me entiende —señala—. Recibo fuerzas siempre que le oro, sobre todo cuando me invaden la ansiedad y la congoja.”

Como vemos, vivir con un trastorno del ánimo plantea retos singulares que, como descubrieron Elaine y Cherie, pueden afrontarse mejor gracias a la oración, la confianza en Dios y el debido tratamiento médico. Ahora bien, ¿qué respaldo pueden brindar los familiares y amigos a quienes padecen trastorno bipolar o depresión?
[Nota]
¡Despertad! no respalda ningún tratamiento en particular. Cada cristiano debe asegurarse de que su elección armonice con los principios bíblicos.

“Tan pronto como comencé a recibir ayuda dejé de verlo todo tan negro. Ahora me siento mucho mejor.”—BRANDON

Observaciones de un esposo
“Antes de enfermar, Lucia ayudó a muchas personas con su habilidad para ver el trasfondo de las cosas. Aun hoy, los que la visitan cuando está calmada se sienten atraídos por su calidez. Por lo general desconocen que alterna entre dos extremos —la depresión y la manía—, parte del legado del trastorno bipolar que soporta desde hace cuatro años.

”Durante la fase maníaca, no es raro que se quede en pie hasta la una, las dos o las tres de la mañana, pues tiene un torrente de creatividad en su cabeza y desborda energía. Además, suele derrochar el dinero y reaccionar de forma exagerada ante cualquier insignificancia. Se mete en las situaciones más peligrosas, creyéndose invencible e invulnerable al peligro, sea moral, físico o de otro tipo. Su impulsividad conlleva el riesgo de que se suicide. Y a la manía siempre viene pisándole los talones la depresión, cuya intensidad depende de la que haya tenido la primera de estas fases.

”La vida me ha cambiado por completo. Aunque Lucia recibe tratamiento, los logros de hoy no siempre serán iguales a los de ayer o a los de mañana. Todo dependerá de cómo evolucionen las circunstancias. Me he visto obligado a ser más flexible de lo que me creía capaz.”—Mario.

Cuando se recetan fármacos
Hay quien considera una muestra de debilidad medicarse. Pero veámoslo de esta forma: el diabético tiene que seguir un tratamiento que posiblemente incluya inyecciones de insulina. ¿Ha fracasado porque lo acepte? De ningún modo, pues no es más que un medio de equilibrar los nutrientes del organismo para mantenerse sano.

Otro tanto ocurre con los fármacos para la depresión y la bipolaridad. Es cierto que algunos pacientes se han beneficiado de sesiones de psicoterapia que les han permitido entender mejor su problema. Pero hay que tener cautela: si existe un desequilibrio químico, la enfermedad no desaparecerá únicamente con razonamientos. Steven, quien es bipolar, dice: “La doctora que me trató hizo la siguiente comparación: podemos darle todas las lecciones de conducir que queramos a una persona, pero si tiene que manejar un vehículo sin volante ni frenos, las lecciones no le valdrán de mucho. De igual modo, si en el caso del deprimido recurrimos solo a la terapia cognitiva, probablemente no obtengamos los resultados apetecidos. Primero será muy útil equilibrar la química cerebral”.

La Biblia es una fuente de ánimo para quien vive asediado por ideas negativas

Cómo brindar ayuda
SEGURAMENTE conozcamos a alguien que sufre depresión o trastorno bipolar. En tal caso, ¿qué apoyo puede dársele? He aquí un buen consejo de D. J. Jaffe, de la Alianza Nacional para los Enfermos Mentales: “No confundamos el padecimiento con el paciente; más bien, odiemos la enfermedad y amemos al enfermo”.
Susanna, amiga de una paciente bipolar, tiene el aguante y el amor necesarios para obrar así. “A veces —dice Susanna—, ni me soportaba a su lado.” Pero, en vez de abandonar a la enferma, se informó sobre su mal. “Ahora entiendo —prosigue— cuánto influía el trastorno en su conducta.” En su opinión, los resultados compensan con creces el esfuerzo por comprender a la afectada: “Llegas a querer y apreciar a la bella persona oculta tras la enfermedad”.
Cuando la víctima es un familiar, es esencial darle apoyo incondicional. Mario —citado antes en este reportaje— no tardó en aprender la lección. Su esposa, Lucia, de quien también se habló antes, es bipolar. “Al principio —señala Mario— me fue útil acompañarla al médico y estudiar esta extraña patología para saber a qué atenernos. Además, Lucia y yo hablábamos mucho, y fuimos lidiando con los problemas según se presentaban.”

Apoyo de la congregación cristiana

Las Escrituras exhortan a los cristianos a que “hablen confortadoramente a las almas abatidas” y “tengan gran paciencia para con todos” (1 Tesalonicenses 5:14). ¿Cómo pueden lograrlo? En primer lugar, es importante distinguir entre la enfermedad mental y la espiritual. Así, aunque Santiago escribió en la Biblia que la oración puede sanar a los afectados de indisposiciones espirituales (Santiago 5:14, 15), Jesús indicó que las enfermedades físicas requieren la intervención de un médico (Mateo 9:12). Claro, siempre es pertinente y provechoso orar a Jehová acerca de cualquier preocupación, lo que incluye nuestra salud (Salmo 55:22; Filipenses 4:6, 7). Sin embargo, la Palabra de Dios no da a entender que solucionaremos los problemas médicos actuales con tan solo aumentar nuestra participación en las actividades espirituales.

Por ello, el cristiano prudente no insinúa que el deprimido tenga la culpa de estarlo. Tales comentarios serían tan inútiles como los de quienes supuestamente pretendían consolar a Job (Job 8:1-6). La realidad es que, en muchos casos, no habrá mejoría a menos que el enfermo reciba tratamiento médico, particularmente si padece depresión grave y tal vez hasta muestra tendencias suicidas. En tales casos es imprescindible la atención profesional.

Con todo, el cristiano puede dar un gran apoyo a sus hermanos en la fe, si bien va a tener que armarse de paciencia. Por ejemplo, ciertos aspectos de las actividades cristianas resultan sumamente difíciles para quien sufre un trastorno del estado de ánimo. Así lo admite Diana, paciente bipolar: “Me cuesta mucho participar en el ministerio. No es fácil hablar de las animadoras buenas nuevas de la Biblia cuando una misma no se siente ni bien ni animada”.

El paciente se beneficiará de nuestra empatía (1 Corintios 10:24; Filipenses 2:4). Sí, hay que tratar de ver los asuntos desde su perspectiva y no agobiarlo esperando demasiado de él. “Cuando me aceptan como soy ahora —dice Carl, enfermo de depresión—, siento que poco a poco vuelvo a integrarme. Varios hermanos mayores me han ayudado con paciencia a fortalecer mi relación con Dios, y he tenido la dicha de ayudar a otros a hacer lo mismo.”

Nuestro respaldo aliviará considerablemente la angustia del enfermo. Así le ocurrió a Brenda, cristiana que también es bipolar: “Los hermanos de la congregación me han demostrado un extraordinario apoyo y comprensión en mis horas bajas, y nunca han insinuado que estuviera débil espiritualmente. A veces me han invitado a acompañarles al ministerio haciéndome el favor de hablar solo ellos, y otras me han reservado un asiento en el Salón del Reino para que pueda entrar cuando ya están todos acomodados”.

Cherie, que como se indicó en un artículo anterior padece depresión, admite el enorme valor de la asistencia, el amor y la empatía de los superintendentes de su congregación: “Cuando me confirman que Jehová me quiere, me leen pasajes de la Palabra de Dios, me hablan del propósito divino de traer un paraíso donde reinen la paz y el bienestar, y oran conmigo, aunque sea por teléfono, se me quita un gran peso de encima. Entonces sé que ni Jehová ni mis hermanos me han abandonado, lo cual me infunde nuevas fuerzas”.

Es innegable que los parientes y amigos que brindan apoyo significativo contribuyen mucho al bienestar del enfermo. “Creo que ahora controlo bastante bien mi vida —dice Lucia—. Mi esposo y yo hemos luchado juntos para salir adelante, y ahora estamos mejor que nunca.”

Muchos afectados de diversos males psíquicos comprenden que la lucha será larga. Pero la Biblia promete que Dios traerá un nuevo mundo donde “ningún residente dirá: ‘Estoy enfermo’” (Isaías 33:24). En efecto, habrán desaparecido las angustiosas dolencias que afligen a gran parte de la humanidad. Es reconfortante reflexionar sobre la promesa divina del nuevo mundo, del cual se habrán ido para siempre todos los padecimientos, incluidos los trastornos del estado de ánimo. Como dice la Biblia, en aquel tiempo no habrá lamento ni clamor ni dolor (Revelación [Apocalipsis] 21:4).

Jesús indicó que las enfermedades requieren la intervención de un médico (MATEO 9:12)

La Biblia promete que Dios traerá un nuevo mundo donde “ningún residente dirá: ‘Estoy enfermo’” (ISAÍAS 33:24)

Responder

Jesus Toluro noviembre 2, 2012 a las 7:39 pm

Cada día tengo más claro que los médicos hacen todo lo que pueden por resolver el problema que supone esta terrible y enigmática enfermedad bipolar. Cuando leo sobre lo que van afirmando parece que me han conocido previamente a mí.
Esta enfermedad no se cura; es traicionera; he visto en algún post que alguien dice que se ha curado. Eso me lo creí yo hace años. Pero los síntomas han vuelto y no tenemos otro remedio que creer en los médicos y los medicamentos. Esta es mi experiencia. Si no respetamos la medicación porque creemos que ya no la necesitamos vuelven los episodios que se encargan de destruir nuestras vidas; sobre todo, en mi caso los hipomaníacos. Cuando pasan factura llegan los periodos de letargo. La calidad de vida del bipolar, si no se medica, es espantosa, e indeseable.

Responder

Eric diciembre 30, 2012 a las 7:40 am

Hola, soy Eric hace un año me diagnosticaron episodios maníaco, estoy en tratamiento con carbamacepina y risperidona, por el momento llevo una vida tranquila con los fármacos. Los animo a conllevar la enfermedad y que pongan de su parte de tomar los medicamentos que les recetan el psiquiatra y no perder las citas.
saludos, espero que se encuentren bien de salud y éxitos en sus quehaceres.

Responder

MILEI enero 5, 2013 a las 2:44 am

Hola hace unas semanas conoci un chiko me encanto ,pero desde la primera cita me di cuenta que el es diferente a todos ,su manera de hablar lo hace pensar que esta mintiendo es muy euforico , no puede estar quedito, habla muy rapido y me dice que me ama que me adora que soy su princesa pero en 2 dias cambio no me escribe no me llama me habla poco y cortante ,no tiene animo de salir ni le interesa nada solo quiere dormir duerme todo el dia horas x hrad me gusta me encata creo que toque el cielo cuando estoy a su lado pero esos altibajos me quieren volver loka a si que le dije que mejor como amigos no se si le hago mucho daño ya que me dice que esta muy dolido no se que hacer

Responder

monica enero 10, 2013 a las 6:41 am

Hola a todos desde hace 2 años estoy diagnosticada como enderma bipolar el caso es ke me paso la vida preguntandome hasta ke punto eso es real y con eso no kiero decir ke no acepte mi enfermedad si no simplemente ke todo el mundo de mi alrededor sufre cambios de humor mucho mas drasticos ke los mios y no x eyo son bipolares.El resto de los sintomas ke se conocen al respecto sobre esta enfermedad algunos los padezco pero ni mucho menos todos.Con lo cual la conclusion ke yo saco sobre esto es ke a veces actuo sin darme cuenta de mis actos pero no por eso el resto del mundo esta mas cuerdo ke yo con lo cual creo ke cada persona es un mundo y deberia investigarse mucho mas a fondo esta enfermedad.

Responder

Claudia enero 15, 2013 a las 12:32 am

“Sólo aceptamos una verdad cuando primeramente la negamos desde el fondo del Alma” El Alquimista, Paulo Coelho.

Anoche cuando leía, y encontré esta frase….fue muy movilizante. Es lo que ocurre cuando escuchamos por primera vez, el diagnóstico de Trastorno Bipolar; tan desgarrador, como esclarecedor. Para nosotros, nuestra familia y amigos más entrañables.
Creo que lo más díficil para todos es: Aceptar….. Lo que no se puede cambiar, pero sí con un correcto diagnóstico, que muchas veces demora en concretarse, con todas las consecuencias, que tarde o temprano tendremos que afrontar. Hasta que el puzzle termina de completarse, con girones de nuestra piel que van quedando en el transcurso de los episodios más temibles como la manía. Y es lógico aparece el miedo de todas las implicaciones personales,económicas, de relaciones interpersonales y laborales.
El momento más díficil fue revelárselo a mi madre, que venía a mi habitación a levantar las persianas, después de dormir tantas horas. Cuando mi comportamiento no era el usual, de hacer variadas actividades a la vez. Entonces, empezé a leer un extracto del libro “Una Mente Inquieta”de una psicóloga americana que además de estudiar los trastornos afectivos, es paciente bipolar hace más de 30 años. Fue doloroso, y entonces empezaron aparacer otros estados depresivos, detonantes, circunstancias. A pesar del dolor que causa, mucha veces la impotencia, la resistencia al diagnóstico. La única manera de enfrentar las situaciones, es saber ante qué o quién nos enfrentamos.
Buscar en nosotros que nos sostiene en la adversidad, en el abandono, ante el desanimo…. es la máxima perfección.
En los momentos de tristeza, procuro que la desolación y la confusión no haga estragos irreparables… Y poseer la consciencia de la enfermedad, nos insitá a solicitar ayuda; antes que el abismo miré dentro de nosotros.
Realmente no sé si es un don, una debilidad, o una Oportunidad que la enfermedad nos está mostrando; de enmendar nuestro camino, y con esas piedras poder construir un puente hacía el bienestar tan anhelado…..
Agradezco a este blog, compartir nuestras vivencias; los que atravesamos esta enfermedad, es una forma de escuchar y ser escuchado; además de los pilares fundamentales cómo son la terapia psicológica, farmacológica y el sostén emocional por nuestros seres queridos.
Muchas Gracias.

Responder

juan carlos lara marzo 28, 2013 a las 5:58 pm

¿Cuantos tiempo duran los episodios maníacos? y ¿que medicamentos son los adecuados?
Mi esposa sufre este trastorno bipolar más de 15 años, y ha tenido alrededor de 8 hospitalizaciones en en centros Psiquiátricos.
Desde el mes de enero se encuentra descompensada y noto que la evolución hacia la “normalidad ” es muy lenta, a pesa que se encuentra tomando Quetiapina, ácido valproico, clorpromazina y clonazepan para dormir.
Alguien me puede dar alguna respuesta o ayudarme a sobrellevar como familiar estos episodios que son tan complicados, ya que mis hijos y nietos no pueden llegar a la casa ella no los recibe

Responder

Paola marzo 30, 2013 a las 1:01 am

Buenas noches,

Desde hace 2 años y medio estoy con mi pareja el sufre de trastorno afectivo bipolar y así lo supe desde el principio de nuestra relación, en varias ocasiones estuvo cerca de episodios maníacos pero estos fueron controlados gracias a la medicación.
Hace un mes tuvo una crisis muy fuerte lo que llevo a hospitalizarlo por un periodo de 10 dias, luego de la hospitalizaciòn duro 10 dias bien y otra vez esta descontrolado, abondono su medicamento por 2 dias y entro en crisis nuevamente, no sabemos que hacer? el no quiere acudir al hospital ni al especialista, retomo nuevamente su medicaciòn pero esta ya no tiene el efecto que se espera, y solo nos amenaza diciendo que si lo hospitalizamos nuevamente se quitara la vida o vivira en la calle y nosotros no queremos esto.
Necesito ayuda para sabes que puedo hacer, porque en el hospital no nos brindan información telefónica y el no asiste voluntariamente.

Responder

Mary mayo 5, 2013 a las 4:54 am

Hola a todos; con todos sus testimonios he entendido mucho mas que tan doloroso y difícil es el padecer Bipolaridad.
Acabo de divorciarme de una persona maravillosa, lo cual me duele profundamente, le bridé toda mi ayuda y cariño, acudimos a terapias juntos pero los episodios que se le presentaban eran cada vez mas frecuentes y su consumo de alcohol no disminuía, él no acepta su bipolaridad, tiene mucho rechazo por parte de su familia. Hablamos mucho, llegamos a acuerdos y respeté sus decisiones, quiso que nos divorciáramos, le comenté que podía contar con migo y buscarme si lo necesitaba, no nos faltamos al respeto, no hubo golpes pero si hubo mucho abandono, mucha indiferencia, falta de comunicación, irresponsabilidad, tal pareciera que yo era una persona extraña en su vida, duramos tres años casados, cuando no entraba en crisis vivimos muchas cosas muy bonitas, maravillosas diría yo. Terminamos en buenos términos sin embargo de vez en cuando le mando mensajes pero nunca los contesta, al hablar con su mamá me comentó que para él el terminar una relación es ya no tener contacto nunca mas ni siquiera como amiga ¿ Es verdad esto?
Realmente me alarma por que al leer los testimonios de ustedes me doy cuenta que la soledad que pasan es terrible y muy dolorosa, estoy consiente de que ya no podremos tener una relación de pareja pero quisiera que los que sufren de bipolaridad me dijeran o me aconsejaran si creen que debo dejar de tener comunicación por muy extemporánea que fuera o es solo momentáneo el rechazo, yo entiendo perfectamente por lo que pasan, leí mucho sobre el tema, y sé que lo que menos necesitan es rechazo y desamor, son seres humanos y sienten como todos, es por ello que los respeto mucho, y respetaré mucho sus decisiones, por favor díganme si debo de mantener comunicación con él para que sienta que puede contar conmigo cuando lo necesite o me pierdo completamente de su vida, ¿cuál es el sentimiento que les provoca una ruptura? si es necesario no hablarle para no crear en él molestia o enojo, prometo no hacerlo, tal vez tenga otra relación pero se que tarde o temprano se acabará y no creo que termine en buenos términos.
Les agradezco mucho sus consejos díganme por favor si debo o no seguir en contacto con él, lo único que pretendo es que en cualquier momento de su vida sepa que puede contar conmigo sin ningún reproche o reclamo, que sepa que si me pide una mano puede contar con las dos.
Mil gracias

Responder

lUZ EDITH TRUJILLO mayo 19, 2013 a las 5:10 am

Hola, gracias por tantos testimonios que dan en linea es triste saber que esta enfermedad es tan comun pero doy gracia a Dios por personas como ustedes que orientan a tantas personas.

A mi esposo hace dos meses lo diagnosticaron bipolar, para mi no ha sido facil sobrellevar esto ya que le cambia a uno la vida de un momento a otro, he estado leyendo sobre este tema pero no logro ubicar ami esposo en esta enfermedad ya que todos hablan de depresiones y por el contrario el se siento con un ego mas alto ahora, me culpa todo el tiempo que lo que el esta pasando es por culpa mia ya que expresa que yo le discutia mucho todo el tiempo, y que ademas todas las personas dicen que el esta loco en consecuencia de que lo tuvieron internado en una clinica de reposo, yo no quisiera sentirme culpable y por el contrario quisiera ayudarlo pero hay momentos como este en los que no no se realmente que hacer ya que el trato de volver asus actividades normales pero expresa no tener ninguna razon por la cual luchar, sigue viviendo y trabajando solo por cumplir con sus responsabilidades pero parece un robot todo lo hace por hacerlo unicamente a veces pienso q necesito yo mas ayuda que él, realmente he podido causarle yo esta enfermedad, que debo hacer?, ademas tengo un niño de 3 años y una niña de 6 años y no como explicarles las actitudes de apatia de su padre hacia ellos, yo siento q lo amo y quisiera ayudarlo pero sin hacerle ma daño agradesco su respuesta y de nuevo mil bendiciones. gracias

Responder

Roxana mayo 22, 2013 a las 2:36 am

Hola a todos.!
Bueno necesito ayuda mi papa sufre de alcoholismo, pero he llegado a pensar que no es eso si no bipolaridad pero adonde lo puedo llevar para que me digan si sufre de bipolaridad? Al psicólogo o psiquiatra. Vivo en el estado de México alguien sabe sobre una clínica o algo así. Se puede heredar? La puedo tener yo? Les agradecería que me respondieran

Responder

Daniela M junio 1, 2013 a las 10:18 am

Hola bueno lei todo lo que pusieron , yo tengo 24 años y sufro de bipolaridad maniaca y trastorno de personalidad , me la trato no hace mucho , al principio cuando tenia 17 me dio una depresion muy fuerte , con dos intentos de suicidio … luego comenze con el alto consumo de trago , muchas fiestas , tbm sentia una soledad inmensa ,y me refugie en el carrete . luego los episodios fueron aumentando , peleas ebria pero a golpes ( cosa que jamas aria en mi sano juicio ) tbm el constante desekilibrio emocional tube muchos pololos , andantes , etc .. hasta que un dia yo misma le dije ami madre qe me internara ..dure pocos dias pero me hiicieron tener horarios ( comida , sueño , ducharme , orden) cosa que aunqe no lo crean sirve mucho , el desprtarse todos los dias a cierta hora , el almorzar tener todas las comidas en orden y cn hora , el si o si levantarse ducharse aunqe no keramos , tener un orden en la pieza o casa donde estas , el hacr actividad fisica ayuda mucho , el tomar las pastillas , el consumo de trago aune uno este con pastillas te juega una mala pasada de la nada te pueden dar crisis de angustia , de soledad , de pensmiento de no querer vivir , es una enfermedad el cual sse tiene que saber de ella , el entender porqe tus cambios , eso no te va agobiar … es aceptarse saber que es dificl pero qe si eres constente y te ayudas tu mismo nadie mas QUE TU se puede salir adelante todo toma su curso ..

Responder

Silvia Vázquez Flores julio 8, 2013 a las 9:25 am

HOLA BUENAS NOCHES:
TENGO UN HERMANO BIPOLAR DESDE HACE MAS DE I8 AÑOS PERO YA NO SABEMOS QUE MAS HACER POR EL, SOLO VA AL PSIQUIATRA CUANDO ENTRA EN DEPRESION, EMPIEZA A TOMAR EL MEDICAMENTO Y AL POCO TIEMPO LO DEJA, DEJO A SU ESPOSA Y SU HIJA, HACE 4 AÑOS Y HACE I AÑO SU HIJA MURIO MI SOBRINA ESTABA DE VACACIONES EN EUROPA, Y EL ESTABA EN LA MANIA Y NO FUE A VER POR ULTIMA VEZ A SU HIJA, MI CUÑADA FUE POR ELLA PERO SE LA TUVO QUE TRAER YA CREMADA ERA SU UNICA HIJA MURIO DE FIBROSIS QUISTICA PERO NO HABIA MUCHO DINERO PERO ENTRE TODOS LE JUNTAMOS PARA QUE VIAJARA A DARLE EL ÚLTIMO ADIOS Y NO LO HIZO MEJOR SE FUE CON SU NUEVA PAREJA A UN ESPA EN CUERNAVACA, PENSAMOS QUE CADA VEZ ESTA PEOR CUANDO ESTA EN LA MANIA A TODOS NOS MANDA AL DEMONIO, DEJO 5 MESES EL MEDICAMENTO AHORA ESTA TOMANDO MUCHA CERVEZA Y MARIHUANA, NO ACEPTA SU ENFERMEDAD, TIENE YA 56 AÑOS YA NO PODEMOS CON EL POR EL PERDIMOS UNA EMPRESA FAMILIAR QUE NUESTRO PADRE NOS HABIA DEJADO AHORA SE QUEJA DE DOLORES MUY FUERTES DE CABEZA, PERO YA ECONOMICAMENTE NADIE LO PUEDE AYUDAR, MI PREGUNTA ES PUEDE LLEGAR A QUERER QUITARCE LA VIDA GRACIAS !!!

Responder

Gloria agosto 9, 2014 a las 11:40 am

Qué se puede hacer por un enfermo bipolar, que está en crisis maníaca y se niega a tomar la medicación, porque dice que él médico está equivocado y el no tiene nada. La mujer y las hijas lo están pasando bastante mal, porque tiene hacía ellas un maltrato psicológico continuo y múltiples obsesiones . Si so se trata cuánto dura la crisis y que consecuencias tiene?
Gracias

Responder

rosario agosto 12, 2014 a las 7:05 am

bueno la verdad no se si tengo este trastorno lo que pasa es que yo siempre tengo ideas muy apuradas quiero hacerlo todo ya¡¡ porque pienso que mi vida se puede acabar en cualquier momento y aveces hablo muy rapido y no puedo estar quieta, pero hay dias en que no estoy de humor y cualquier cosa que me digan y que no sea agradable me pongo a llorar o estoy muy sentimental.
quisiera que alguien me de un consejo tengo solo 16 años

Responder

Dejar un comentario

Previous post:

Next post: