Mitos y Verdades Sobre el Trastorno Bipolar

by Trastorno Bipolar Al Descubierto on 19 abril, 2011

Afrontemos antes que nada una verdad incontestable: la gran mayoría de la gente desconoce por completo la enfermedad. El Trastorno Bipolar sigue siendo un gran desconocido y se usa injustamente para definir a veces a personas que se enfadan, a personas que están deprimidas o a personas que por naturaleza no son muy dadas a relacionarse con los demás. No es raro tampoco escuchar a alguien decir que alguien es “bipolar” sólo porque ha cambiado de opinión en algo o porque no encaja en ninguna otra categoría.

Por desgracia, también basta una búsqueda rápida en cualquier buscador de Internet para leer en mil y un foros comentarios de adolescentes que se tildan a sí mismo de bipolares sin haber recibido ningún diagnóstico médico. El Trastorno Bipolar NO es un estado de ánimo ni una forma de ser. Es una enfermedad que puede llegar a ser terrible y que en ocasiones lleva a quienes la padecen al límite de su capacidad física y psicológica.

Por fortuna también se puede luchar y ganar contra ella. El primer paso es separar los mitos de las verdades…

Falso Mito 1: Todos los bipolares se columpian constantemente y sin remedio entre la manía y la depresión”.

¡Falso, falso, falso! Bueno, casi siempre. Lo cierto es que algunas personas sí alternan entre la manía y la depresión rápidamente (cicladores rápidos), pero la gran mayoría sufren de depresión mucho más a menudo que de episodios maníacos. De hecho, la manía en muchos bipolares puede ser tan suave, que suele pasar desapercibida.

Por supuesto, también hay bipolares que pasan días, semanas e incluso meses sin padecer ningún síntoma. A veces esta situación de “paz” emocional (llamada Eutimia), se debe a una medicación correcta, a un ambiente estable o a un grupo de apoyo eficiente… pero otras simplemente ocurre, hablando claro, de forma espontánea. Sí, la evolución de un Trastorno Bipolar todavía sigue siendo un misterio a veces, pero por fortuna cada vez se estudia y se conoce más. No sería de extrañar que ésta fuera la década en la que se consiga dar un paso de gigante en la lucha

Falso Mito 2: “El Trastorno Bipolar sólo afecta al estado de ánimo”.

¿Qué? ¿Cómo? ¡Falso, falso y más que falso! Aunque parezca mentira a estas alturas del siglo XXI, todavía muchas personas consideran a los bipolares “deprimidos”, “inestables” o incluso los tildan de “paranoicos”. Pero el Trastorno Bipolar no es estar siempre triste, ni tampoco es una manera “distinta” de sentirse, ni por supuesto es una mera pataleta emocional. Los bipolares sufren una enfermedad con consecuencias que, sin tratamiento adecuado, pueden ser terribles para el paciente y para las personas de su entorno.

El Trastorno Bipolar “juega” con el estado de ánimo y el humor,perotambién afecta al nivel de energía, al  juicio racional, a la memoria, a la concentración, al apetito e incluso al deseo sexual. ¿Por qué? Porque es una enfermedad originada en el cerebro y  que afecta las conexiones entre neuronas. Estas conexiones afectan a TODO lo que hacemos,  a TODO lo que pensamos y a TODO lo que en definitiva creemos que somos. Por eso es importante atender de forma especial a los “bajones” en la auto estima de los pacientes, que puede llevarles a estados de ansiedad o incluso a caer en las drogas o el alcohol.

Por último también se ha demostrado que los afectados por Trastorno Bipolar corren un mayor riesgo de sufrir hipertensión, migraña e incluso la diabetes.

Falso Mito 3:  “Un bipolar diagnosticado no puede mejorar porque no se ha descubierto ninguna cura fiable, ni puede llevar una vida normal.”

Si no fuera de mala educación, de verdad que me echaría a reír. ¡Es una mentira como una casa! ¡Es completamente falso! Y lo peor de todo es que esto mismo es lo que suelen espetar las personas más ignorantes en la materia del mundo. Pero en el fondo no es sólo culpa de ellos, sino también de los propios afectados que en no pocas ocasiones exteriorizan su sentimiento de estigma.

Sea como fuere -y apoyan mis palabras miles de historias de éxito y superación  en el mundo- es falso que un bipolar no pueda llevar una vida normal e incluso sobresaliente. Muchos bipolares tienen carreras profesionales brillantes, relaciones familiares y de pareja felices.

No es mi intención engañar a nadie. Vivir y afrontar el trastorno bipolar no es fácil, pero con el tratamiento correcto, las técnicas adecuadas para manejar los síntomas y un sistema de apoyo bien diseñado se puede alcanzar una vida plena y FELIZ. Es un hecho, una realidad y una esperanza que nunca nadie le debería quitar a un bipolar.

Falso Mito 4: Además de la medicación no hay nada en el mundo que se pueda hacer para controlar un Trastorno Bipolar.

Hasta hace unos años, ésta era una de las grandes verdades científicas sobre la enfermedad. Pero a día de hoy ningún experto se atreve a cuestionar que es falso. ¡Falso, falso, falso!

Sí, la medicación es el cimiento irrenunciable para el tratamiento efectivo del Trastorno Bipolar, pero se ha demostrado una y otra vez que sin aliados más mundanos, su índice de éxito es mucho menor. La terapia emocional y las técnicas de autoayuda juegan un papel esencial para la vida de un bipolar.

Se puede aprender a controlar la aparición de síntomas, a “verlos venir” antes de que ocurran. También se pueden atenuar los efectos del Trastorno Bipolar siguiendo rutinas diarias específicas, monitoreando los ciclos de la enfermedad y creando un círculo cercano de “aliados” para luchar contra la enfermedad. Dormir bien, comer sano y evitar el estrés son sólo tres hábitos que por sí solos pueden marcar la diferencia entre un bipolar estable y uno que sufre.

A todos los amigos que he hecho a lo largo de los años les hago la misma pregunta: ¿Merece la pena no intentarlo?

Toma hoy, por fin, las riendas de tu vida.

Jose L. González
http://www.TrastornoBipolarWeb.com

{ 4 comments… read them below or add one }

Nicolle mayo 8, 2016 a las 6:13 pm

Jose Luis, me gustaría hacer una crónica sobre ti, me puedes decir por cual medio puedo contactarte.

Mil gracias

Responder

Roberto agosto 8, 2016 a las 7:46 pm

Buenas tardes.

Leí con mucho interés su artículo.

Mi ahora ex novia con la que estuve viviendo un año y medio, es bipolar tipo II.
Nuestra relación comenzó a venir en picada luego de que nuestros hijos vinieran a vivir con nosotros. Comenzó un verdadero infierno de estrés para ambos, pero creo que ella no lo soportó y para no hacer el cuento largo, terminó la relación que (sostengo que tenemos), así como mandó a sus hijos a vivir con su padre.
Lo que quisiera saber es que no encuentro explicación a que de un día para otro me amara con locura, y luego me dijera que no siente nada por mi y por eso me deja, que no puede hacer planes a largo plazo (teníamos planes de matrimonio). ¿es posible que esto sea como consecuencia de su enfermedad? y de ser esto así ¿es posible que regrese? yo sé que las cosas no van a ser las mismas, pero quisiera saber a qué me enfrento, ya que estos últimos meses me han desgastado en todos los sentidos, tanto en lo físico, sentimental, emocional, y ahora peor, que no estoy con ella.
Le agradezco la atención que ponga a la presente

Responder

Maria Jose octubre 12, 2016 a las 8:37 pm

Buenas tardes agradecerles por la informacion que nos brindan a familias que tenemos pacientes con esta enfermedad yo tengo una consultita como tratar a un paciente bipolar cuando el paciente desea en sus crisis matar a su familia o a los que conviven con ellos

Responder

susana octubre 18, 2016 a las 12:50 pm

Hola Buenas como andan?? yo aqui con mi hija que es bipolar, gracias a Dios y a la medicación tengo la hija que siempre quise tener, amorosa comprensiva que antes era insoportable se irritaba por todo no se le podia hablar y yo se lo adjudicaba a los genes del padre y la abuela ahhh!! que sorpresa el padre y la abuela son bipolar y nunca nadie se dio cuenta de eso recién ahora, notamos por mi hija que barbaro!!!! es increible las cosas que pasan en las familias y aveces no nos damos cuenta y creemos que son asi y listo, que tengan un buen dia y la vida es herrrmosa hay que creer en Dios que sin el no somos nada asi de simple nada.

Responder

Dejar un comentario

Previous post:

Next post: